Para estar en pareja, hay que saber aplicar la dosis justa de maltrato.