El autoconvencimiento es el mejor placebo para el inconsciente.