La aceituna del Martini está sólo para que las mujeres zorreen con ella pasándosela por la boca.